Blanqueo de Capitales

¿Quién es la víctima en el Blanqueo de Capitales?

 

Desde la aparición de la Ley 10/2010 de prevención de Blanqueo de Capitales, determinados profesionales son sin saberlo en algunos casos, sujetos susceptibles de ser responsables y sancionados por la falta de diligencia en su labor empresarial.

Así nos encontramos que junto con la citada norma,  existe un enmarañado conjunto de Directivas Europeas, Órdenes, Leyes  y Reglamentos que poco a poco han ido configurando un sistema de obligaciones de control encaminadas a prevenir el Blanqueo de Capitales. Estas competencias, ineludiblemente  recaen sobre determinados sujetos, los Sujetos Obligados, que sin saberlo pueden ser sancionados como responsables  de infracciones tipificadas en  las normas reguladoras de este ámbito.

Los sujetos Obligados, que son todos aquellos sujetos que son llamados a s cumplir con las exigencias impuestas por las normas.

Los Sujetos Obligados son definidos  en el artículo 2 de la Ley 10/2010 de Blanqueo de Capitales.

Son Sujetos Obligados,  obviamente bancos y demás entidades cuyo negocio es el movimiento de capital, pero también hay comerciantes y otros empresarios dedicados a ramos ajenos a lo estrictamente financiero, como las Galerías de arte, joyeros , anticuarios intermediarios en la venta de inmuebles, etc..

Pero ¿Qué es el Blanqueo de capitales?

El Código Penal nos da una primera definición en su Artículo 301

  • El que adquiera, posea, utilice, convierta, o transmita bienes, sabiendo que éstos tienen su origen en una actividad delictiva, cometida por él o por cualquiera tercera persona, o realice cualquier otro acto para ocultar o encubrir su origen ilícito, o para ayudar a la persona que haya participado en la infracción o infracciones a eludir las consecuencias legales de sus acto

También la Ley 10/2010 de Prevención de Blanqueo de Capitales nos da una definición, en este caso más amplia del concepto en su Artículo 1 

  • A los efectos de la presente Ley, se considerarán blanqueo de capitales las siguientes actividades:
  1. a)La conversión o la transferencia de bienes, a sabiendas de que dichos bienes proceden de una actividad delictiva o de la participación en una actividad delictiva, con el propósito de ocultar o encubrir el origen ilícito de los bienes o de ayudar a personas que estén implicadas a eludir las consecuencias jurídicas de sus actos.
  2. b)La ocultación o el encubrimiento de la naturaleza, el origen, la localización, la disposición, el movimiento o la propiedad real de bienes o derechos sobre bienes, a sabiendas de que dichos bienes proceden de una actividad delictiva o de la participación en una actividad delictiva.
  3. c)La adquisición, posesión o utilización de bienes, a sabiendas, en el momento de la recepción de los mismos, de que proceden de una actividad delictiva o de la participación en una actividad delictiva.
  4. d)La participación en alguna de las actividades mencionadas en las letras anteriores, la asociación para cometer este tipo de actos, las tentativas de perpetrarlas y el hecho de ayudar, instigar o aconsejar a alguien para realizarlas o facilitar su ejecución.

Existirá blanqueo de capitales aun cuando las conductas descritas en las letras precedentes sean realizadas por la persona o personas que cometieron la actividad delictiva que haya generado los bienes.

A los efectos de esta Ley se entenderá por bienes procedentes de una actividad delictiva todo tipo de activos cuya adquisición o posesión tenga su origen en un delito, tanto materiales como inmateriales, muebles o inmuebles, tangibles o intangibles, así como los documentos o instrumentos jurídicos con independencia de su forma, incluidas la electrónica o la digital, que acrediten la propiedad de dichos activos o un derecho sobre los mismos, con inclusión de la cuota defraudada en el caso de los delitos contra la Hacienda Pública.

Se considerará que hay blanqueo de capitales aun cuando las actividades que hayan generado los bienes se hubieran desarrollado en el territorio de otro Estado.

Todas estas definiciones dan una idea de qué conductas son consideradas Blanqueo de Capitales a efectos legales, pero lo más relevante de ello es que NOS AVISAN  que su realización podrá comportar para las empresas o  profesionales que las realicen SANCIONES ECONÓMICAS y penas que pueden comportar LA  PRIVACIÓN DE LIBERTAD.

Resumiendo y tratando de hacerlo simple,  debemos entender que el concepto Blanqueo de capitales será toda aquella operación económica que se realice con dinero procedente de actividades ilegales.

La paradoja de esta ley es que un empresario con un negocio lícito, puede ser utilizado en una red de blanqueo de Capital, sin su consentimiento. Es decir puede ser utilizado por alguien con esa intención y no obstante tener un total desconocimiento de la acción resultar sancionado económicamente por la administración.

¿Cómo eludir estos riesgos?

La ley establece que los Sujetos Obligados tienen el deber de realizar una seria de medidas de evaluación de las operaciones en las que intervienen en el desempeño de su labor empresarial. Estas medidas denominadas de Diligencia Debida son de mayor o menor calado dependiendo del riesgo de la operación en concreto.

La ley determina qué elementos se deben tener en cuenta para poder ponderar el riesgo de la operación y de esta manera saber si las medidas de Diligencia a tomar son de intensidad  Normal  o Simplificada.

Así el conocimiento previo de la actividad o del cliente, el volumen económico de la operación,  el origen de los fondos, etc… darán la clave para aplicar las medidas de Diligencia de una intensidad u otra.

La manera de implementar estas medidas de control se materializan mediante una evaluación de riesgos potenciales adecuada a la actividad concreta que se examine. Podríamos hacer una  similitud con la evaluación inicial para la implantación de la Prevención de Riesgos laborales en la empresa.

Esta evaluación pretenderá detectar los posibles riesgos existentes en la actividad y nos ofrecerá e indicara las pautas a seguir para evitarlos.

Tan solo haciendo un seguimiento eficiente y regular de las medidas tomadas, ajustándolas y ajustándolas constantemente a la realidad de la actividad,  se podrá evitar la sorpresa de que buen día sean sancionados por Blanqueo de Capitales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *